Noticias

Empate (1-1) y "gracias", de nuestra querida y, ahora, sufrida Unión Deportiva Las Palmas en El Sardinero ante el colista Rácing de Santander. Lo cierto es, que el equipo cántabro está en esa situación tras catorce empates con el de hoy, que me recuerda a los dieciocho de nuestro equipo al final de la pasada temporada y, con sólo dos victorias, pues eso, van últimos.
Debutaba el grancanario Aridai Cabrera, procedente del Mallorca de Primera División y ya consagrado extremo de 31 años, adquirido en el mercado invernal. También se esperaba la reaparición del isletero "killer" Rubén Castro, que partía desde el banquillo, supongo que para no forzarlo demasiado. En el centro del campo volvía a formar con la dupla Fabio González y Javi Castellano; en el lateral derecho, repetía Álex Suárez y en punta Pekhart escoltado de los habituales Pedri y Benito Ramírez.
El partido comenzaba sin ideas en ambos conjuntos. Alguna pincelada de Benito y Álex Suárez por banda derecha y un Rácing que no se encontraba cómodo para hacerse con el control del juego pero que jugaba con más contundencia que los amarillos. Fruto de ello, llegaba un primer gol anulado a Yoda por fuera de juego. Un disparo alto de los cántabros y el partido se apagaba y se volvía un tostón con ambos equipos sin un jugador que pusiera orden en el centro del campo. En nuestro caso, ni Javi ni Fabio eran capaces de tener precisión ni mucho menos creación para lograr dominar la situación. Alguna destellada de Pedri y un Benito que no encontraban a un estático Pekhart. Es entonces cuando el Rácing empezaba a creer que era posible y avisaba a través de Yoda hasta en dos ocasiones poniendo a prueba a Valles. Tanto Mantovani como Aythami estaban, para colmo, también muy lentos y el peligro seguía acechando. La UD pedía la hora y, por suerte se llegaba al descanso sin goles aún.
Empezaba la segunda parte sorprendentemente sin cambios por parte de Pepe Mel y las cosas, como eran de esperar, no mejoraban. El Rácing seguía creciendo ante la ineficacia y la falta de ideas del conjunto canario. La lentitud y la descoordinación de nuestros centrales, era aprovechada por Moi Delgado favorecido por un rebote para poner el 1-0 para alegría y esperanza del Sardinero. Por fin, Mel movía fichas y entraba Srnic por Álex Suárez y Rubén Castro "El Moña" por Pekhart. Creo que tampoco encontraba las soluciones, ya que éstas, estaban en el centro del campo donde un desdibujado Fabio era una de las claves que había que cambiar. Por lo que sólo unos minutos después de estos dos cambios, incluso el Rácing tuvo el 2-0 en un contragolpe donde "desde Sevilla", Don Álvaro Valles le sacaba un balón de los pies en un cara a cara, a su tocayo, el ex amarillo, Álvaro Cejudo, vaticinando otra jornada seguida, el viejo refrán que dice: "el que perdona, acaba perdiendo" o, como hoy, lo acaba pagando". Por fin, entraba Kirian por Fabio y, a pesar de tampoco estar muy fino el tinerfeño, el balón empezaba a circular mejor sobre todo, como al principio, por banda derecha a través de Srnic y Benito Ramírez. La primera, la tenía El Moña de un cabezazo que hizo emplearse a fondo a Luca Zidane y hacía presagiar que podría llegar el empate. Pues así fue, en tiempo de descuento desde "La Aldea de San Nicolás" Benito Ramírez trazaba un balón desde la derecha hacia el borde del área donde, sin pensárselo dos veces, la ponía en la escuadra derecha haciendo inútil la estirada de Zidane, "papazo aldeano" que nos daba un punto y, sobre todo, algo más de confianza para afrontar el derby el próximo sábado a las 17:15 ante el Tenerife en el Gran Canaria. Que viva nuestra querida Unión Deportiva Las Palmas. ¡Arriba D'ellos! Siempre Avante. Canteracanariapaprimera La próxima semana, en LETRAS MAYÚSCULAS, A POR LA VICTORIA, que ya es hora. 💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛🐥🐥