Noticias

Victoria (2-1) ajustada y, por juego, merecida de nuestra querida Unión Deportiva Las Palmas en el Derbi regional ante un rocoso Club Deportivo Tenerife en un Estadio de Gran Canaria como siempre debería estar, superando los veintiséis mil espectadores, con más de dos mil del conjunto tinerfeño. Ambos equipos se presentaban en puestos de promoción de ascenso, el CD Tenerife, cuarto con 17 puntos y la UD Las Palmas, sexto con 14. Quizás esta situación y las ganas de Derbi con público tras casi dos años, hicieron que se diera una gran expectación.
Ambos equipos saltaban al campo ataviados con las camisetas de "la Liga con La Palma" que serán subastadas por los 42 equipos de La Liga en un gesto que honra a la LFP y que ayudará con lo recaudado a paliar mínimamente la tragedia ocurrida en la isla hermana, la isla bonita, La Palma💚. 
Pepe Mel proponía un once con dos novedades principales porque como central dejaba en la caseta a Eric Ferigra para incorporar a Raúl Navas y dejando intacto al creciente satauteño "DonGran" Eric Curbelo. Por otro lado, también dejaría fuera del once a Fabio González que no había brillado como se espera de él en los dos últimos encuentros, e incorporaba al parisino Enzo Loiodice, que iba a marcarse un partidazo. En total, cuatro jugadores nacidos en nuestras islas por nuestra parte en el once: Eric Curbelo, Jonathan Viera, Alberto Moleiro y Jesé Rodríguez. En el CD Tenerife, ni un solo jugador nacido en nuestras islas en el once inicial (para análisis). 
El partido comenzaba con una UD que, desde el minuto 2, muy metida, trataba de sorprender a través de un pase filtrado desde la chistera del mago de La Feria que le llegaba a Jesé Rodríguez y en el mano a mano ante Juan Soriano, el guardameta tinerfeñista paraba con la pierna, fría y acertadamente el posible primer gol. A partir de ese momento se abría el partido en llegadas y se veía que el encuentro iba a tener ocasiones. En el minuto 8, elegido en nombre de las ocho Islas Canarias, el estadio al completo aplaudía al unísono en honor a la Isla de La Palma para transmitirles todo nuestro apoyo por la tragedia del volcán que están viviendo y que no cesa, desde el evento deportivo con más seguimiento en las islas desde que comenzó hace casi un mes. En el minuto 10, Míchel Herrero iba a intentarlo desde fuera del área, saliendo fuera su disparo por poco. En el 12, el americano Shaquell Moore ponía el balón en un córner al punto de penalti para que Aitor Sanz rematara solo fuera para asombro de la afición tinerfeña que se congregaba muy cerca de la portería. La réplica llegaba por parte de la UD por parte de Pejiño y de Jesé que se mostraban muy activos en ataque. El Tenerife trataba de parar el juego a base de faltas y se le mostraba la primera clara a Carlos Ruiz por una falta sobre Jesé que lo paraba en seco. En el minuto 25, un pase de Jesé muy justo, dejaba solo a Jonathan Viera que, a pesar de pensar que podía eatar en fuera de juego, le cruzaba el balón a Soriano y lo batía. El propio jugador de La Feria parecía convencido que iba a ser anulado pero, tras un minuto de revisión y cuando el público amarillo parecía resignado, saltaba la sorpresa desde la sala VOR y le comunicaban al árbitro que el gol era legal (1-0) y el estadio rugía de alegría cantando GOOOOOOOOOL de Jonathan Vieraaaaaa, Jonathan... Vieeeeraaaaaaa. Por fin, podemos decir SÍ GLORIA, SÍ VAR!!!! El Tenerife parecía grogui durante unos minutos pero, muy pronto reaccionaron con un remate de Rubén Díez al que respondía con una gran mano, Raúl Fernández, pero la jugada había sido invalidada por fuera de juego. En el minuto 41, otra vez Jesé iba a tener un mano a mano ante Soriano que le volvía a adivinar el portero ; hubiera sido un golpe muy importante sobre la mesa de haberla marcado. Se llegaba al descanso con la ventaja por la mínima (1-0) y con buenas expectativas para ver una buena y disputada segunda parte. 
Comenzaba la segunda mitad y el Tenerife movía banquillo para que entrara el canterano atlético, Víctor Mollejo y saliera un flojo Shashoua que pasaba inadvertido en la primera parte. También Pepe Mel movía el banco, sacando del campo al joven Alberto Moleiro que muy poco aportó para incorporar al joven gallego Óscar Pinchi. Lo cierto es que el Tenerife se fue a buscar el empate y, por banda derecha, Álvaro Lemos le daba metros al cuadro chicharrero y, por allí llegaba la primera jugada de peligro a través de Álex Muñoz que le partía la cintura al jugador amarillo pero que no encuentra rematador para lograr el empate. La UD tomaba protagonismo en el centro del campo con un Mfulu arrollador y un destacado Loiodice pero "el Tete" a través de innumerables faltas cortaban nuestra progresión. Fruto de ello, en una falta que se cobraba Loiodice, que iba a ser objeto de tarjeta, iba a llegar el empate con gol de Elady tras tocar en el costado de Raúl Navas que eataba en la barrera (1-1), minuto 65. Jarro de agua fría en el Gran Canaria y el partido se volvía vibrante porque podía caer de cualquier lado o terminar con un habitual empate a uno, desde hace muchos años. En el minuto 71, otra vez Jesé volvía a perdonar un mano a mano ante Soriano pero la jugada volvía a estar envalidada. La afición se quedaba con "la mosca detrás de la oreja" que de haber entrado y haberla revisado, podría haber sido perfectamente el 2-1. La afición amarilla comenzaba a plantearse por qué Pepe Mel no movía el banquillo al menos para dar refresco o, incluso sacar del campo a jugadores superados como Álvaro Lemos. En el minuto 80 el partido se ponía muy interesante y el Tenerife tuvo la victoria en una jugada en la que vuelven a desbordar a Lemos, en este caso Mollejo, que se la ponía a Rubén Díez que, a bocajarro de volea, se iba a encontrar con un soberbio Raúl Fernández que desbarataba la última ocasión del Tenerife. Sólo un minuto después, un jugadón del 21 y de Pejiño se la servían para que Pinchi no llegara a rematar por muy poco. En el minuto 89, el Tenerife ponía en el campo su primer jugador natal de la isla en el derbi, el joven Ethyan González, y se llegaba al tiempo de prolongación, concediéndose cuatro minutos. En el 92, un desafortunado hasta entonces, Álvaro Lemos colgaba un balón con rosca que rozaría en el defensor Larrea y se colaría en el segundo palo de la portería de Juan Soriano para alegría y euforia de casi todo el estadio y de la afición amarilla por el mundo, era el 2-1 y el estadio no celebraba un gol desde el del Chino Araujo en el último ascenso, aquel 21 de Junio de 2015. La celebración duraba dos minutos y parecía que habíamos subido a Primera. El PÍO-PÍO resonaba en todo el estadio, la isla y la alegría era indescriptible. ¡Olía a Primera! Pepe Mel hacía entrar a Benito Ramírez y a Ferigra. En el minuto 96 se pitaba el final y el derby se quedaba en casa y ambos conjuntos canarios seguimos en promoción como cuartos y quintos. Ojalá que ambos conjuntos juguemos la temporada que viene en la máxima categoría y, si no, ambos, que sea nuestra querida Unión Deportiva Las Palmas. 
El próximo compromiso será este miércoles a las 20:00 hrs. (hora canaria) en el estadio Anxo Carro de Lugo. 
¡¡¡Riqui raca sinbonbaca sin bon bá, hurrá, hurrá, hurrá, Las Palmas, Las Palmas y nadie más!!! ¡¡ARRIBA D'ELLOS!! 
💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙🐥🐥