Amarillos por el Mundo en Sabadell

Noticias

Dolorosa nueva derrota fuera de casa (4-2) de nuestra queridísima Unión Deportiva Las Palmas en Lugo ante un equipo gallego que encontró sobradamente las debilidades y carencias de nuestro equipo en defensa.
 
El partido comienza con un planteamiento estratégico dudoso por parte de Paco Herrera poniendo a priori, un 1-5-3-2 que no hacía presagiar algo muy alentador para brillar en ataque. Si le unimos que Deivid sigue en horas bajas por su lentitud, el equipo se convierte en un coladero. Esa lentitud se hace evidente en el minuto 10 cuando Deivid comete penalti absurdo de impotencia cuando ya Nauzet tenía bien cubierta la portería y tampoco el guardameta avisa al central de que ya llegaba. Fallo garrafal atrás y 1-0. La reacción no se hacía esperar y tras varias llegadas por la banda derecha de un Álvaro Lemos que se destapaba como extremo derecho, tras el saque de un córner, el "todocombativo" Juan Cala, tras un salto, se le quedaba el balón "a huevo" en el punto de penalti para poner con garra el empate a uno en el marcador. Pero era el grancanario y examarillo Cristian Herrera el que volvía a adelantar al Lugo ganando un balón de cabeza sin oposición en un córner ante la ausencia de marcas, sin apretar en defensa.
 
Se llegaba al descanso con el 2-1 y con la esperanza de remontar otra vez. Comenzaba la segunda mitad y en el minuto 47, dejamos que se nos metan "hasta la cocina", otra vez, sin morder en la presión, poniendo el balón entre líneas, demasiado abiertas, demasiado fácil, para que Escriche pusiera el 3-1 y nos echara un jarro de agua fría. Por fin Herrera movía el banquillo y, por fin volvía a jugar, Fidel Chaves y sacaba, a David Leyenda García en lugar de Deivid, "el caracol", algo que no entendí sobre todo por el partido que ambos estaban haciendo. Nada más entrar Fidel, por fin entrábamos también por el extremo izquierdo y tuvo una ocasión a la que no llegó por centímetros Rubén. Poco después, por la derecha, la ponía una vez más, Álvaro Lemos para que Maikel Mesa de cabeza, recortara diferencias y pusiera el 3-2 con más de media hora por delante. Estábamos a un gol y Paco Herrera volvía a mover el banquillo, esta vez muy acertadamente, sacando al otro caracol de la noche lucense, David, sin alma, Timor, y entrara el otro olvidado, Danny Blum. Se notaba la garra y entre Fidel y el Chino, la tuvieron por la izquierda, enviando el que hubiera sido el 3-3 a la cruceta. Nos faltaba por hacer el último cambio, y en el minuto 80, entraba el olvidado del banquillo Rafa Mir y en otro error táctico, sacaba del campo al Chino Araujo ante la a cara de incredulidad de más de la mitad de la afición. También el Lugo llegaba a nuestras inmediaciones y, gracias que no marcaban.
 
Podía caer tanto el empate como el 4-2, y ya en el descuento, con cinco minutos de añadido y tras perder el tiempo en el suelo, se levantaba el tinerfeño Iriome, enganchaba un balón sin oposición, y hacía el cuarto gol de un zambombazo, destrozando las esperanzas de empate de un servidor y de los aficionados amarillos que estábamos viendo el partido que había que ver, y no, el clásico argentino, con todos mis respetos. Ahora el próximo Domingo, toca nuestro derby particular, ese sí, el canario, recibiendo al Tenerife en el Gran Canaria, en un estadio, que lamentablemente no creo que acoja sino poco más de media entrada debido a los precios abusivos de esta directiva altanera que nunca entiende que un estadio lleno es fundamental para recuperar la ilusión de ascenso de nuestros jugadores y el sentimiento de nuestra única y querida afición. ARRIBA D'ELLOS, QUE VIVA NUESTRA UNIÓN DEPORTIVA LAS PALMAS, ¡PÍO-PÍO! Y, NO PERDAMOS LA FE, PAPRIMERAOÉ! 💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛🐤🐤