Amarillos por el Mundo en Sabadell

Noticias

Desgraciado, durísimo y muy doloroso correctivo (4-1) en el nuevo Arcángel de Córdoba para despedir este nefasto 2018 de nuestra querida Unión Deportiva Las Palmas. Tercera derrota consecutiva fuera de casa por cuatro goles en contra en la segunda parte de la era Herrera.

El partido empieza con un partido muy vistoso y un juego directo donde la UD demuestra su superioridad futbolística y a través de un gran juego combinativo de ataque entre Blum, Fidel, el chino Araujo y Rafa Mir, lograban finalizar las jugadas pero por centímetros no lograban hacer el 0-1. El primer susto, nos lo llevamos cuando Jaime desbordaba a un dubitativo Dani Castellano, enviando un balón cruzado al palo. Poco después llegaba otra vez por la banda de Dani Castellano y, su lentitud la aprovechaba otra vez Jaime para esta vez sí, hacer el 1-0 al palo largo de Raúl Fernández. Quedaban diez minutos para el descanso y otra vez la UD dominaba el juego y llegábamos por ejemplo con un remate de cabeza a placer de Rafa Mir que era desviado a córner por el portero tinerfeño del Córdoba, Carlos Abad.

Se llegaba al descanso con el injusto 1-0 en contra y la lesión de Blum en el último momento de la primera mitad. Paco Herrera movía obligado el banquillo y entraba Rubén Castro por el tocado jugador alemán, que se había marcado una pedazo de primera mitad.

Comenzaba la segunda parte y Rubén avisaba desbordando por la izquierda a la defensa andaluza poniendo balones al punto de penalti para que los centrales del Córdoba, entre ellos el grancanario Aythami Artiles se tuvieran que emplear a fondo para alejar el peligro. Por suerte, ocurrió lo que era justo hasta ese momento, una gran jugada del Chino Araujo, después del fallo de Rafa Mir, hacía llegar el balón al Moña en el interior del área, donde es letal, poniendo el empate a uno en el marcador.

Las cosas pintaban bien, pero el Córdoba no se achicaba y el partido se convertía en un correcalles; Rubén tuvo el 1-2 pero marró el último control. El Córdoba movía ficha y, nada más entrar el italiano Piovacari, que controlaba un buen centro, al que Lemos no llega lo suficiente y adelantaba al Córdoba por 2-1. La UD con media hora por delante, tenía que volver a ir a por el partido y así fue como llegaría la jugada fatídica del partido: el Chino Araujo con todo a placer, remataba a bocajarro y Carlos Abad paraba con las rodillas el posible empate y en la misma jugada, el rebote le favorece al Córdoba, la defensa le da los metros suficientes al Córdoba para que nos hagan el 3-1. Gran desgracia. Sólo quedaban quince minutos y a mi, sólo me faltaba llorar. La poca fe era evidente, la UD bajaba la cabeza, sumisa a la nueva derrota abultada fuera de casa. Una pérdida en el centro del campo de David Timor, dejaba sólo a un jugador del Córdoba para hacer el 4-1 ante un solitario Raúl Fernández. Ojos encharcados, queríamos que terminase el calvario y yo añado que termine este fatídico año, donde sólo hemos ganado seis partidos, peor casi imposible. Bienvenido 2019, por favor. El día 7, ante el Rayo Majadahonda, le pedimos a los Reyes Magos, que no nos den un nuevo duro y desproporcionado correctivo; a ser posible, puntuar, y a ser posible ganar el primer partido tras diez, sin hacerlo. PÍO-PÍO, ARRIBA D'ELLOS 2019! QUE VIVA NUESTRO EQUIPO! 💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛🥂💫🐤🐤