Tropical en Suecia

Noticias

Derrota dolorosa de nuestra Unión Deportiva Las Palmas en el Heliodoro ante el Tenerife en un trepidante derby donde una decisión arbitral con diferente rasero, iba a ser determinante para conceder una bomba de oxígeno al Tenerife para seguramente repetir dos derbys la próxima temporada.
 
El partido comienza con ocho canarios sobre el campo, cuatro en cada equipo, un afectuoso abrazo de DavidLeyendaGarcía5 a Suso Santana en el sorteo inicial y una Unión Deportiva muy enchufada y mejor que el Tenerife desde el minuto 1, con unas bandas como dos puñales: por la izquierda, Danny Blum y por la derecha, nuestro canterano grancanario Cristian Cedrés y Álvaro Lemos. Arriba tanto Rubén como Araujo se batían en duelo con el central majorero, Alberto Jiménez y con el superado argentino Mauro Dos Santos que debió ser expulsado por doble amarilla en el minuto 41, pero el árbitro se hizo "caquita" en los pantalones no haciéndolo. Las mejores ocasiones de esta primera mitad ampliamente dominada por los hoy sí, AMARILLOS, fueron para Blum, Cedrés y Rubén. El Tenerife tuvo únicamente una llegada por banda izquierda del serbio Racic y remate casi sin peligro ni ángulo, del tinerfeño, Nano Mesa. En el centro del campo, Timor y De Galarreta le ganaban la partida a un buen Luis Milla y Undabarrena. Así terminaba la primera parte, con 0-0, indulto al argentino Mauro Dos Santos y todo por ver en la segunda mitad.
 
Se reanudaba el partido y, en esta segunda mitad, el Tenerife salía mejor y aparecía nuestro canterano valenciano Josep Martínez para desbaratar la oportunidad de Malvasic con una gran parada a ras de suelo. La alternativa la ponía De Galarreta desde el borde del área que no lograba la rosca suficiente y se iba fuera junto al palo. La decisión más trascendental ocurría en el centro del campo en una entrada de David Timor en la que pisaba a Undabarrena y era expulsado por segunda amarilla que sí podía ser pero, lo mismito que en la primera parte, Dos Santos, pero, en este caso el centrocampista amarillo sí era expulsado y el conjunto grancanario, se quedaba con diez jugadores y era el minuto 55.
 
Lejos de achicarse, la UD se replegaba y Pepe Mel movía ficha dando entrada a Peñalba por el decadente alemán Danny Blum. Y, curiosamente, el cambio surtió efecto, en una buena presión de la UD, el Chino Araujo recuperaba un balón y chutaba de rosca a portería para que el portero canario Dani Hernández despejara hacia el área y en boca de gol, el balón le llegara al grancanario Cristian Josué Cedrés que la ponía en el fondo de la portería, estrenándose con el primer equipo haciendo el 0-1 y dejando enmudecido a los horrendos comentaristas de la mal llamada televisión Canaria, al Heliodoro, excepto a los más de mil aficionados del conjunto grancanario desplazados a Tenerife. Era el minuto 67, aún quedaba mucho partido.
 
A partir de ahí, el partido se tuerce desde los problemas musculares del joven Cedrés en el minuto 72 que tendría  que ser sustituido por Javi Castellano. El Tenerife toma el mando y buscaba el empate que le diera vida y así fue. En un córner, Luis Milla la ponía al punto de penalti para que el recién entrado al terreno de juego, Carlos Ruiz, en un fallo de marca de Javi Castellano y de Eric Curbelo, le dejaran rematar a placer para poner el empate a uno en el marcador. Era el minuto 76.
 
Con el 1-1, Pepe Mel ponía toda la carne en el asador y sustituía a Rubén para darle entrada a Rafa Mir y tratar de buscar la victoria, pero fue un espejismo, porque una buena llegada interior de un motivado, otra vez, Carlos Ruiz a línea de fondo, centraba el balón al segundo palo, para que el también recién incorporado, Naranjo, pusiera el segundo para el cuadro tinerfeño que hacía desgañitarse a los descarados sinvergüenzas comentaristas de la TV Autonómica, increíble. Era el minuto 86, quedaba muy poco y la UD trataba de colgar balones al área y no había manera, el Tenerife se defendía como "gato panza arriba" y se llevaba el derby. Enhorabuena al Tenerife, una cosa no quita a la otra. Una vez más, se nos resiste ganar el derby. El año que viene, esperemos que los dos equipos canarios sigan en segunda e intentaré viajar a Tenerife para revertir de una vez por todas el maleficio de jugar allí. Al finalizar el encuentro, ambas aficiones pedían que tanto Concepción como Ramírez dejen las presidencias. ¡Ojalá! ¡QUE VIVA NUESTRA QUERIDA UNIÓN DEPORTIVA LAS PALMAS Y EL FÚTBOL CANARIO! ¡ARRIBA D'ELLOS! ¡PÍO-PÍO! 🇮🇨💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛🇮🇨🐤🐤