Bufanda de Amarillos por el Mundo

Noticias

Derrota (1-2), primera de la temporada en el Gran Canaria, ante un sólido Real Oviedo, que aprovechó la fragilidad defensiva de los nuestros una vez más, en este caso, por partida doble, el argentino Nahuel, cedido por el Tenerife al conjunto asturiano, fue el autor de los dos goles encajados.
Una vez más, Pepe Mel planteaba el encuentro con muchos cambios en el once, además, con motivo del lamentable juego mostrado en el Carlos Belmonte, a pesar del empate. Se mantenían en el once, solamente Valles y Álex Suárez y reaparecían jugadores como Aythami y, sobre todo, el Chino Araujo.
El partido comenzaba con un juego de la UD controlando la posesión aunque con escasas aproximaciones al área visitante, tónica habitual de las dos últimas salidas a Cartagena y Albacete. Se mostraban muy activos, como de costumbre, el emeritense, Rober y el tinerfeño Óscar Clemente que intentaban romper por los interiores y hacer llegar balones al argentino Araujo. Pero, lo cierto, es que en el centro del campo, ni Loidice, ni el cántabro de oro, Sergio Ruiz estaban finos y el Real Oviedo trataba de armar las contras. En un primer intento, Álex Suárez metería la pierna perfectamente para evitar el peligroso remate de Nahuel pero, unos pocos minutos después, Nahuel se las cobraría y, tras romperle la cintura a Álex Suárez, el argentino se la cruzaba a Valles y, el rechace, tras dar en el palo, le venía a la bota otra vez, para batir a placer a Valles, cuando Álex Suárez había desistido de seguir defendiendo la jugada. Sólo dos minutos más tarde en otra jugada rápida del Real Oviedo, Nahuel de primeras remata un centro haciendo el segundo, ante la insuficiente oposición, otra vez de Álex Suárez y pasividad en la cobertura de otros defensores como Aythami, muy lento e irreconocible durante todo el partido. Sólo cuatro minutos después, un gran centro de Kirian, dejaba solo ante el portero a Sergio Araujo y, en la definición, Femenías le adivina y le tapa perfectamente la portería; era la ocasión más clara de la UD y hubiera sido fundamental para reducir diferencias. Se le veía con ganas al Chino y unos minutos después, tendría otra ocasión, esta vez no tan clara, algo escorado que rechazaría el guardameta oviedista a córner. Pero, el Oviedo no aflojaría un ápice y un gran Borja Sánchez por banda, intentaría una jugada con Nahuel pero que no lograría rematar por muy poco. En el minuto 40, Kirian intentaba un centro-chut que se iba junto al palo. Sin tiempo para más, se llegaba al descanso con el 0-2 que aún nos hacía albergar alguna esperanza de remontada en la segunda mitad. 
Se reanudaba el encuentro y Pepe Mel movía el banquillo, sacando del campo a un difuso parisino, Loiodice, y entraba el aldeano Benito Ramírez. Pero nada más comenzar, en el minuto 49, dentro del área grancanaria se produciría un penalti tonto de un lento hoy, Sergio Ruiz a Sangalli. Una buena estirada de Álvaro Valles, lograba evitar que llegara el tercero, ¡menos mal! Pepe Mel metía en el campo a Clau Mendes y sacaba del terreno de juego a Clemente y la UD trataba de reaccionar y una gran internada por la banda izquierda de Benito, iba a ser objeto de una falta en el vértice del área para que Lemos con su diestra, tratara de recortar distancias en el marcador, pero su disparo se iba fuera muy cerca del palo, ¡una lástima! Nada más lejos de la realidad, Sangalli y Borja Sánchez la volvían a armar y tras un paradón rechazado de Valles, el balón se estrellaría en el palo en la segunda jugada, ¡buuufff! ¡por poco! 
En el minuto 70, Pepe Mel hacía un triple cambio, dando entrada a Maikel Mesa, Iemmello y Eric Curbelo en lugar, del de siempre, Rober, Araujo y Álvaro Lemos que había recibido una tarjeta minutos antes. Quitando un buen centro del satauteño Eric Curbelo, el partido entraba en una fase casi sin juego hasta que en el minuto 88 en la salida de un córner que ponía Benito al interior del área, Álex Suárez la pondría de cabeza al interior de la portería oviedista, reduciendo diferencias (1-2). Apenas había tiempo para el empate y el colegiado que, por cierto había tenido una gran actuación, descontaba tres minutos que serían insuficientes para lograr el empate. Terminaba otro mal partido de nuestra Unión Deportiva y un gran encuentro del Oviedo que lograba su primera victoria a domicilio.
El lunes día 9 volveremos a jugar contra el Girona en Cataluña; ojalá que, por fin, logremos sacar la victoria y romper esta mala racha de resultados y, sobre todo, de juego, tras tres partidos, casi para olvidar pero, de los que hay mucho que aprender para minimizar tantos errores.
Que viva nuestra querida Unión Deportiva Las Palmas! 
¡VAMOS AMARILLOS! ¡ARRIBA D'ELLOS!
#CanteraSiempreAvante
💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛🐤🐤