Liverpool y John Lennon

Noticias

Empate triste (0-0), penoso e inmerecido en el Gran Canaria ante la Agrupación Deportiva Alcorcón, dado que, visto lo visto en las dos mitades, el conjunto madrileño dominó con claridad en la primera mitad y, el mejor jugador del partido fue nuestro joven portero catalán, Álex Domínguez; luego en la segunda, empate a nada, por lo que, pienso que con toda seguridad, el resultado de lograr un punto es hasta bueno. 
El planteamiento inicial de Pepe Mel, tras las buenas sensaciones del Toralín, jugando con dos delanteros, incomprensiblemente, pone en casa a uno, sólo al italiano Iemmello, dejando en el banquillo a Espiau; eso por un lado, porque, por otro, dejaba fuera también a Fabio González, que se marcó un partidazo también en Ponferrada. Y, ya por último, experimenta con el extremo derecho Cristian Cedrés, de lateral derecho, cuando tenemos al satauteño Eric "comodín" Curbelo que también lo dejaría en el banquillo. Estos tres aspectos los veo fundamentales para lo que iba a acontecer, sobre todo, en la primera parte. ¿Por qué Pepe Mel? ¿Por qué tiras de entrada, la primera parte a la papelera? No lo entiendo y, no se entiende por parte de la afición...
El partido comenzaba con un Alcorcón que, de forma vertical, iba a por el balón y el partido, llegando con profundidad a la portería amarilla. Kirian, muy retrasado en el mediocentro se molestaba con Loiodice y con Cristian Rivera y trataban de hacer llegar balones infructuosos al italiano. Eso sí, aisladamente, en el minuto 14, Iemmello intentaría una vaselina pero el guardameta del Alcorcón, Dani Jiménez, interceptaría sin problemas. Marc Gual era el eje del ataque del conjunto madrileño y era una auténtica pesadilla para la defensa grancanaria. De hecho, sería el responsable de que la inexperiencia de Ismael Athuman hiciera que tocara con la mano el balón en el interior del área, decretándose un penalti tonto, pero claro. Lo tiraría con lentitud, Ernesto y lo pararía perfectamente Álex Domínguez adivinándole la intención al jugador alcorconista.
Tras el fallo del penalti, la ineficacia y confusión de la UD era evidente y no teníamos posibilidad de réplica y el Alcorcón no se achicaría sino todo lo contrario. En el minuto 40, Arribas tendría un uno contra uno, que adivinaría y salvaría el guardameta del conjunto amarillo, el gran Álex Domínguez. Sólo un minuto más tarde, Kirian metería un buen balón al área para Rober, que iba a ser arrollado por el defensa del Alcorcón en su intento de despeje de balón, que golpearía al jugador emeritense y el árbitro, sin dudarlo, decretaba la pena máxima. La lanzaría el jugador tinerfeño, con muchas dudas, pero errándola, directamente al palo. Una pena, no habernos adelantado, aunque no lo mereciéramos. Se llegaba al descanso con dos penaltis errados, uno por cada equipo.
Tras la reanudación, parece que Pepe Mel recordó lo que en parte, debía haber planteado de inicio y ponía a Fabio por Loiodice y a Curbelo por Cedrés; pero arriba dejaba a un solitario Iemmello. Acontecía intentos de llegada sin remates por banda derecha de Eric Curbelo. Por banda izquierda, nada de nada, desde que Pejiño está en Saturno y, aunque parece que aterrizará en nuestro planeta nuevamente, Cuarto Milenio se impone en las redes del ocultismo del equipo médico de la Unión Deportiva. Tampoco Pepe Mel quiere ver que Benito por esa banda acostumbra desbordar y el aldeano vuelve a ser dueño y señor del banquillo canario y de la desolación en la profundidad de la banda izquierda. En el minuto 64, Pepe Mel pone en el mediocentro, a Maikel Mesa por Kirian (ambos deberían jugar de mediapunta y no tan atrás), y al solitario Iemmello para poner otra vez en solitario, al grancanario, Edu Espiau, (increíblemente triste). Pues, como era de esperar, nada de nada, la táctica era un mero intento desaprovechado por nuestro entrenador; los jugadores imprecisos y confundidos en la idea sobre a qué jugaban y así no se puede. Por último, en el minuto 78, ante las molestias de un irregular Clemente, Pepe Mel se acuerda de Benito Ramírez y, aunque el aldeano lo intentó, ya casi no habría tiempo. El partido malo de solemnidad terminaría en el Gran Canaria y, para mi punto de vista, Pepe Mel sería el máximo responsable del desbarajuste del equipo en este partido. 
Esperemos que aterrice en la tierra y, a ser posible, en Gran Canaria, alguno de los lesionados procedentes de algún planeta de la Vía Láctea y empecemos a resurgir y Pepe Mel se deje de experimentos y enchufe al equipo como muy bien sabe hacer cuando le lucen mejor sus buenas ideas, como cuando tenía un bloque más permanente en los primeros siete partidos de la temporada. Ojalá Pepe, ojalá. Ahora veremos el Domingo a las 17:15, qué tal se nos da la visita a Vallecas. ¡¡VAMOS UD!! ¡ARRIBA D'ELLOS! Y ¡¡QUE VIVA NUESTRA QUERIDA UNIÓN DEPORTIVA LAS PALMAS!!! 
#CanteraSiempreAvante 
💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛🐤🐤