Noticias

Primera derrota inesperada y merecida de nuestra querida Unión Deportiva Las Palmas ante el CD Mirandés, con la que perdemos la condición de invictos en la presente temporada donde la ilusión sigue marcada por el ascenso a la máxima categoría de La Liga española.
El planteamiento de Pepe Mel iba a ser parecido al de los primeros partidos como local, exceptuando el cambio obligatorio de Alberto Moleiro, ausente con la selección española Sub-19, igual que nuestro brillante y jovencísimo extremo, Ale García, que aún no ha debutado en el primer equipo en liga. Entraba en su lugar, un dubitativo Maikel Mesa que sigue sin encontrar su nivel deseado. Una vez más y por cuarta vez consecutiva, tan solo tres canarios en el once inicial: Benito, Maikel y Jesé. Por cierto, en la portería del Mirandés jugaba con la titularidad más que ganada, nuestro canterano, Raúl Lizoain. 
El partido comenzaba con una UD que, por calidad, trataba de mandar en la posesión del balón ante un sólido Mirandés que esperaba agazapado para ir a la contra buscando la verticalidad por ambas bandas. Así, en el minuto 8, Hassan desbordaba por segunda vez a Benito y se la ponía en el pie al canterano del Atleti, Sergio Camello para que pusiera el primero junto al palo sin que Raúl Fernández pudiera evitarlo (1-0). Lejos de la reacción amarilla, Hassan seguía desatado y buscaría su gol en un balón que blocaría Raúl Fernández. En el minuto 19 llegaba el segundo gol, otra vez de Camello cuando en un nuevo contraataque, Raúl Navas se tropieza en el repliegue y deja un hueco en el interior del área para que el joven jugador marcara ante la incredulidad de los espectadores (2-0).
En el minuto 22, Pepe Mel movería el banquillo sacando del campo al ausente Loiodice y daba entrada a Kirian. Sólo un minuto después, un discreto Sergio "Calibra" Ruiz le ponía un balón al borde del área a Jesé para que el grancanario se la pusiese inventándose un hueco casi inexistente en el interior del área hacia Pejiño para que el de Barbate batiera a Lizoain colocando el balón raso al fondo de la portería y reduciendo diferencias (2-1). Al minuto siguiente, Peñaranda desde la frontal probaba para que Lizoain blocase el tiro en dos tiempos. Y, en la siguiente jugada, una vez más, Hassan desbordaba y le hacía otro "descosío" a Benito, esta vez con un caño y pondría el balón al segundo palo para que remachara el tercero, Íñigo Vicente, en posición dudosa. Parecía fuera de juego pero el colegiado consultaba con la sala VOR y después de trazar las líneas, la posición del vasco era correcta y subía el gol al marcador (3-1). Nuevamente se hacía patente la decepción de la afición amarilla repartida por el mundo y la alegría de los comentaristas que no escondían su entusiasmo porque subiera el gol al marcador incluso diciendo algo así como que de todas maneras el balón de Hassan entraba aunque no la hubiera rematado Íñigo Vicente. Para colmo de males, el parisino, Hassan seguía a lo suyo y hacía lo que quería en el campo, Benito era su muñeco aunque el aldeano se trataba de rehacer sin perderle la cara en las acciones pero al jugador local parecía del PSG y le salía todo de sus botas; la calidad que mostraba era comparable con la de Messi en algunos momentos. Ya en el descuento de la primera mitad, otra buena acción de Jesé conectaba con Peñaranda pero, el venezolano se dejaba el balón atrás y no lograba rematar. Con el 3-1 se llegaba al descanso a la espera de que en la segunda parte se pudiera revertir la situación. 
Se reanudaba el encuentro y Pepe Mel movía el banquillo haciendo tres cambios al principio de este periodo. Saldrían Benito, Maikel Mesa y Álvaro Lemos y entraban Sergi Cardona, de lateral izquierdo, Pinchi en el extremo derecho del campo y Eric "Comodín" Curbelo de lateral derecho. En los primeros minutos, la UD mandaba en el terreno de juego hasta que en el minuto 53, Curbelo le ponía un balón a Pejiño que, desde la frontal la ponía a la escuadra haciendo imposible la estirada de Lizoain (3-2). En el minuto 60, el Mirandés hacía un doble cambio sorprendente para que salieran los protagonistas de la primera mitad; Hassan y Camello, y entraran el joven cedido por el Atleti, Riquelme y Marqués. La UD seguiría llevando la iniciativa y Raúl Navas lo intentaba sin suerte desde fuera del área. En el minuto 65 Pejiño se iba "flechado" por banda y era cazado con una dura falta de tarjeta que lo iba a dejar tocado y no iba a ser sancionado ni por el árbitro, ni observado por los locales comentaristas inmersos en la todavía victoria local, como si la UD no hubiera dominado de cabo a rabo en estos primeros veinte minutos de la segunda parte. Por seguridad y tras la entrada, Pepe Mel sustituía al de Barbate para que entrase Sadiku y en el 67 cazaban a Pinchi, pero esta vez el árbitro sí mostraría la correspondiente cartulina amarilla. En una llegada por la derecha al área de Eric Curbelo, hay una más que posible mano de un defensor que se lanzaba en el interior del área para cortar el peligro. El árbitro no quería ver nada; el arbitraje se decantaba claramente como casero y Pepe Mel sería amonestado con tarjeta amarilla por protestar. En el minuto 70, el Mirandés haría un doble cambio y en el minuto 75, el Mirandés iba a armar una buena contra en la que el balón le llegaría a Riquelme que batía a placer a Raúl Fernández, tras asistencia del recién incorporado Brugué. Una vez más, la posición del Atlético era dudosa y tras trazarse las líneas en la sala VOR, por centímetros, la posición volvería a ser correcta (4-2). A partir de ese momento, la UD bajaría los brazos, a pesar de dominar y estar luchando por lograr el empate durante la mayor parte de este segundo periodo. La indignación llegaba incluso entre nuestros jugadores como Peñaranda que "de chupón" no le da un balón franco a Sadiku que la pedía y la perdía una vez más; se encaraban estos dos jugadores desacertados en el partido. Luego iba a ser el albanés Sadiku el que sería amonestado con tarjeta por otra dura entrada. Finalmente, ya en el descuento, el propio Jesé iba a ser amonestado por protestar una clara falta que le hacen al borde del área y que el colegiado no quería volver a ver. En fin que se terminaba el fatídico encuentro con muchos aspectos para analizar, corregir y mejorar por parte de Pepe Mel, en el que su planteamiento inicial y sistema no funcionó. Podría analizar si jugadores como Lemos, Benito, Loiodice, Maikel o Peñaranda deberían ser indiscutibles en el once de un 4-5-1 o si nos conviene jugar con Eric Curbelo atrás, otro sistema desde el principio, al menos como visitante (que hasta ahora, siempre ha dado la cara y con él hemos jugado mucho mejor). 
El sábado día 11, a las 17:15  hrs. en el Gran Canaria recibiremos a la recién ascendida UD Ibiza, con la reaparición, con la máxima ilusión, del mago de la Feria y su chistera, JonathanViera21. A por la victoria y convencer para recuperar la ilusión de la Afición. 
¡¡Riqui raca sinbonbaca sin bon bá, hurrá, hurrá, hurrá, Las Palmas, Las Palmas y nadie más!!! ¡¡ARRIBA D'ELLOS!! 
💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙🐥🐥