Tropical en Suecia

Noticias

Complicadísima, costosa y hasta se podría decir que injusta victoria (1-0), cuarta consecutiva, de nuestra querida Unión Deportiva Las Palmas ante una trabajadísima y sólida SD Amorebieta que lucha por la permanencia, en un Gran Canaria ante casi 13.000 espectadores que hace dormir al conjunto canario en la sexta plaza que da derecho a disputar la promoción de ascenso a la Primera División, además de llegar a los 53 puntos y lograr la permanencia matemática en la categoría de plata.
García Pimienta planteaba un once con varias novedades. En el centro de la zaga, la pareja la formaban, el canterano Saúl Coco y, en este caso, Raúl Navas, quedándose en el banquillo, el enorme Eric Curbelo y en el lateral zurdo, Benito Ramírez sustituía a Sergi Cardona que estaba apercibido con cuatro tarjetas amarillas y que de sumar la quinta, se podría perder el encuentro de la próxima jornada en Ipurúa ante el Eibar. También destacaba arriba, la ausencia del grancanario Jesé Rodríguez que se quedaba en el banquillo, entre otras cosas, por no haber estado al 100% durante la semana por unos problemas estomacales. Le tomaba el relevo, el emeritense Rober González, autor del gol de la victoria, en Ponferrada, el pasado Domingo.
Como en partidos anteriores, antes del pitido inicial, se conjuraban los once jugadores en el campo para hacer el mejor partido posible y tratar de lograr la victoria. Y comenzaba el encuentro ante una gran expectación con ambos conjuntos muy metidos en el partido y una presión alta de ambos asfixiándose mutuamente en el juego. Las primeras llegadas eran para los vascos que sabían que de ganar, recortarían dos puntos al Málaga y se colocarían a cuatro de la permanencia. El conjunto de Lezama cortaba el balón como podía, a veces a base de faltas y la UD con menos faltas y más contundencia pero, en los metros finales, no se lograba finalizar como se esperaba para lograr marcar un primer gol gracias al impecable posicionamiento de los vizcaínos encerrados con un fortín (5-4-1). Así y todo, a los diez minutos, en una contra, Larrazábal iba a tener la más clara ocasión cuando en una pared con Guruzeta se iba a quedar de cara ante la salida de Valles aunque, molestado por Benito en el último momento, la cruzaba demasiado y se le marchaba fuera, lamiendo el palo de la portería amarilla. Reaccionaba la UD con la cabeza pensante de un vigiladísimo JonathanViera21 al que lo paraban en continuas faltas hasta que tendrían que ser amonestadas con las primeras cartulinas amarillas. Por bandas, Benito y Moleiro en la izquierda y Lemos en la derecha, trataban de llegar a un solitario y trabajador, Armando Sadiku. En el minuto 20 llegaba la primera jugada polémica de la noche tras una combinación entre Benito y el 21, que encaraba hacia el interior del área y era objeto de clara falta que podría ser penalti aunque el colegiado no apreciaba como tal y por la bronca del público y la evidencia de la acción, desde la sala VOR revisaban la jugada en la que decían que el contacto existía pero que era fuera del área. Cada vez más, iba destapándose un Kirian Rodríguez que buscaba asociaciones con Viera y Moleiro y era parado en falta una y otra vez. A la media hora de juego, Saúl Coco remataba de cabeza un rechace tras un córner que se marchaba fuera por poco. En el minuto 39, un buen centro desde la derecha de Álvaro Lemos, lo cabecearía alto Sadiku en la que iba a ser la más clara ocasión de la UD en toda la primera parte. Se llegaba al descanso con el 0-0 inicial y la expectativa de que el encuentro se ganara en la segunda mitad. 
Comenzaba la segunda parte y la UD salía buscando la verticalidad por las bandas y a los tres minutos, en el 48, después de un rechace a un mal centro de Lemos, el balón le quedaba en la frontal del área a Kirian Rodríguez que se la preparaba con el pecho y enchufaba el balón por toda la escuadra en un nuevo "papaso" (1-0) del jugador tinerfeño para alegría del estadio y de toda la afición amarilla repartida por el mundo. La reacción de la Amorebieta no tardaba en llegar y se hacía evidente que García Pimienta debía mover el banco. En el minuto 62, en una contra a raíz de una falta no pitada en el centro del campo sobre Rober, Guruzeta encaraba a Valles y el cancerbero sacaba una mano prodigiosa que evitaba el empate para alegría y aplausos de la afición congregada en el estadio. El público se desesperaba ante la amenaza y, por fin, Pimienta sacaba la primera ventana, sacando del terreno de juego a Alberto Moleiro para que entrara Maikel Mesa. A los pocos minutos de la sustitución, otro remate de la "Amore" se envenenaba y Valles tenía que despejar con la punta de los guantes para volver a evitar el empate. El conjunto vasco achuchaba y lo que se hacía esperar, ocurría; llegaba el gol del empate que iba a ser anulado por fuera de juego posicional de Nolaskoain que parece que tapaba a Valles en el disparo de Álvaro Peña tras revisión desde la sala VOR; cabe destacar que en la actual temporada también en nuestro estadio, a la UD le anularon un gol en condiciones muy similares. Tras el susto y el alivio posterior, ambos equipos hacían cambios y Pimienta sacaba del campo en su segunda ventana a Benito y a Rober para que entraran Cardona y Clemente. Lo cierto es que los cambios, desde mi punto de vista, desacertados, no surtían efecto y el equipo "metía la guagua" o lo que es lo mismo, se metía atrás con el peligro consecuente. Después de un desborde defensivo a un débil Álvaro Lemos en defensa, Aldalur la iba a tener en boca de gol pero el balón se le iba junto al palo con la afición tirándose de los pelos. En el minuto 78 García Pimienta haría su última sustitución sacando del terreno de juego a un desgastado Mfulu para que entrase Fabio González aunque no se terminaba de entender que Jesé no entrara para buscar el gol de la tranquilidad. Así y todo, en el minuto 82, una internada mágica de, cómo no, JonathanViera21, terminaba con el remate casi sin ángulo a quemarropa de Sadiku que despejaba en una buena intervención, el guardameta ex de la UD, "el inadaptado", Roberto Santamaría. 
Los minutos finales los podemos considerar de sufrimiento de la Unión Deportiva debido al derroche de los jugadores de la Amorebieta que buscaban el empate a la desesperada. Parecía también que nuestra solidez defensiva hacia aguas por los cuatro costados; así y todo, la última ocasión del conjunto vizcaíno se marchaba alta en el minuto 85 y una vez cumplido el tiempo reglamentario y unos excesivos cinco minutos de prolongación, se llegaba al final del encuentro para respiro y satisfacción de toda una afición que con esta nueva victoria, recupera toda la ilusión para esta ansiada lucha de llegar a la Primera División. 
El próximo encuentro tendrá lugar el próximo viernes día 15 en Ipurúa ante el líder de la categoría, la SD Eibar, a las 17:30 h (hora canaria). 
Riqui raca, sinbon baca;
sinnn, bonnn, báaaaaa;
hurrá, hurrá, hurráaaaa;
Las Palmas, Las Palmas y nadie mássss!!!!!
💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛💙💛🐥🐥