Bufanda de Amarillos por el Mundo

Noticias

Buen partido de la UD ante un rival duro y muy difícil, pero que no mereció ganar en el estadio de Gran Canaria. Mejor dicho, Las Palmas no mereció perder este encuentro en el que desplegó un buen fútbol y gozó de varias ocasiones pero, como en otros días, acusó la falta de puntería de cara a puerta para poder llevarse algo más.

Con esta derrota, el equipo amarillo pierde su imbatibilidad en casa, que se alargaba durante 15 partidos (8 victorias y 7 empates). Y es que, a pesar de los recientes fichajes (a los que aún les queda tiempo de aclimatación), el equipo sigue negado de cara a gol a pesar de las claras ocasiones generadas.

Prueba de esto fue que el minuto 7 de la primera parte, Jesé tuvo la más clara del partido en un mano a mano con Sergio Rico que sacó una mano espectacular (como todo su encuentro) para evitar que el equipo canario se adelantara en el marcador. En estos primeros minutos, la UD gozó de 3 buenas ocasiones que fueron desbaratadas por el gran portero del equipo hispalense.

El partido se volvió de ida y vuelta, sin un dominador claro, aunque parecía que Las Palmas tenía la intención de dominar el balón en el centro del campo y de crear juego gracias a la alineación que presentó Quique Setién con Kevin Prince, Viera, Roque Mesa, Halilovic y Jesé ... todo un arsenal de talento y calidad. Por su parte, el Sevilla jugaba un fútbol más vertical y volvaba todo su juego por la banda de Vitolo, que fue pitado por la grada cada momento que tocaba el balón en recuerdo de su piscinazo en el partido de ida que, a la postre, costó la derrota al equipo canario.

En la segunda mitad, más de lo mismo. Ocasiones para ambos equipos, sobre todo dos claras para la UD que salvó bien Sergio Rico y un balón que se fue rozando el palo de Halilovic. El croata cuajó un gran partido y volvió loco a Sarabia que solo era capaz de pararle a base de faltas. Por su parte, en el Sevilla el peligro seguía llegando por la banda de Vitolo que estaba haciendo un grandísimo partido en la que fuera su casa.

Cuando mejor estaba el equipo local, llegó el varapalo del gol visitante (minuto 80). Con la presión bien arriba por parte de los canarios, Sergio Rico lanzó un balonazo arriba buscando la cabeza de Iborra que gana la partida a Aythami y realiza una prolongación para Correa que le gana la espalda a Dani Castellano para, tras una buena carrera, batir a Javi Varas que poco pudo hacer para evitar el tanto.

Tras el gol, Las Palmas intentó crear alguna ocasión más con la entrada de Tana, Livaja y Mateo García, pero el cansancio y el golpe del gol hizo mella en el equipo que no tuvo más opción que ver como se escapaba el partido y, con él, la imbatibilidad como locales.

Nada que objetar al equipo: buen juego, ocasiones ... solo faltó meterla dentro. Toca mejorar ese aspecto y seguir aclimatando a los nuevos para preparar el próximo partido: Lunes 20 de Febrero (20:45 hora peninsular) contra el Málaga en la Rosaleda.

Toca volver a puntuar fuera de casa para intentar el objetivo de pelear por estar el año que viene en Europa.

#vamosUD