Bufanda de Amarillos por el Mundo

Noticias

Buen partido de la UD este viernes pasado en un estadio de Gran Canaria que ha visto como el fútbol puede ser injusto y cruel. Tras una soberbia segunda parte, el equipo volvió a pagar la falta de acierto de cara a puerta y dejó escapar un partido que significa la cuarta derrota consecutiva en un tramo de Liga. Parece que, a pesar de los buenos fichajes, a los amarillos se les está haciendo cuesta arriba esta segunda vuelta.

El detalle positivo del encuentro fue la mejoría del juego del equipo. Nada que ver con el juego desplegado en el partido ante el Málaga, en el que se vio un equipo sin alma y sin ganas. Los cambios de Quique Setién hicieron efecto en la alineación y la afición pudo disfrutar de un gran partido a pesar de la derrota.

El partido comenzó con una presión intensísima de la Real Sociedad que no permitía que el equipo local se sintiera cómodo ya que no era capaz de asentar el control del balón que tanto gusta al equipo canario. Hubo ocasiones para ambos equipos que intentaban hacer su juego. De esta manera, los donostiarras aprovechaban su presión para robar y montar contras rápidas que solventaba bien la defensa canaria formada esta vez por Bigas y Aythami.

Las ocasiones locales llegaban sobre todo en subidas de los laterales. Tanto David Simón como Hélder Lopes, cuajaron una gran actuación y generaron muchos problemas a la zaga vasca que se defendía muy bien, ya que, además de las internadas por las bandas, tenían que cubrir las combinaciones de los jugadores de la UD por el centro de la defensa.

Al final de la primera parte, y en una de estas combinaciones, llegó la mejor ocasión para el equipo local en las botas de Jesé que, tras una buena combinación con Boateng, recibió un balón muerto a la altura del punto de penalti, pero no fue capaz de batir a un atento Rulli que cuajó un partidazo. El jugador canario cedido por el PSG no está teniendo suerte de cara a puerta, pero está generando buen juego y se entiende bien tanto con Prince como con Viera.

En la segunda parte, Las Palmas fue un vendaval en ataque. Por las bandas, por el centro ... la UD no dejaba de generar ocasiones, con un inconmensurable Tana, que fue el mejor de esta segunda parte y, seguramente, tuvo la ocasión más clara del equipo amarillo en todo el partido, pero la gran actuación de Rulli impidió que se adelantara en el marcador. Minutos más tarde, Jesé gozó de otra gran oportunidad tras un buen pase de Roque Mesa, el cual realizó un gran partido en el centro del campo.

Pero, en el minuto 74 y cuando mejor estaba el equipo local, llegó el mazazo de la Real. Javi Varas, en un fallo en la salida controlada del balón, le entregó el esférico directamente a Xabi Prieto en la frontal del área. Éste no dudo y, fácilmente, envió el balón dentro de la portería a pesar de los esfuerzos del portero andaluz.

A partir de este momento, los amarillos aún gozaron de un par de buenas ocasiones, pero la mala puntería y el gran partido del portero del equipo donostiarra impidieron que se produjera el empate en un partido en el que Las Palmas mereció mucho más que una derrota.

Nada que reprochar al equipo, y mucho menos a Javi Varas que, a pesar del fallo en el gol, sigue cuajando grandes actuaciones partido tras partido. La UD necesita mejorar de cara a puerta para volver a la senda del triunfo, que ya se resiste desde hace 4 jornadas.

Olvidar este partido y seguir mejorando para conseguir cuanto antes el objetivo de la permanencia y poder marcarnos otras metas. Ahora llega un partido grande contra un gran rival: Miércoles 1 de Marzo (21:3 hora peninsular) contra el Real Madrid en el Santiago Bernabéu.

#vamosUD