Amarillos por el Mundo en Sabadell

Noticias

Gran partido el vivido este domingo en el estadio de Gran Canaria, el último de la temporada en la isla. La UD mejoró su juego con respecto a los anteriores partidos y, haciendo un buen partido, llegó incluso a plantar cara al todopoderoso Barcelona. Pero nada pudo hacer ante un equipo que se está jugando el título liguero y no podía fallar.

Con este resultado, los amarillos suman su cuarta derrota consecutiva y ya son seis partidos los que el equipo canario lleva sin conocer la victoria. A falta de un partido sin nada en juego, Las Palmas cuenta con 39 puntos fruto de una desastrosa segunda vuelta en la que solo ha conseguido ganar 4 partidos.

La primera mitad comenzó con un ida y vuelta de tanteo entre ambos equipos. Los culés controlaban el balón y el juego, pero la UD no se resistía a dejarse llevar por el ritmo blaugrana. Los más destacado fue un codazo de Digne a Viera por el que debió ser expulsado ya que el jugador francés ya había visto una tarjeta amarilla por una falta anterior a Jesé.

Pero, como todos sabemos, el Barcelona es un equipo letal y, en el minuto 25, los jugadores del equipo catalán trenzaron una gran jugada que terminó con un pase de la muerte de Suárez a Neymar que solo tuvo que empujar el balón a puerta vacía. Dos minutos más tarde, se intercambiarían los papeles y, tras un pase milimétrico de Neymar, el uruguayo picó la pelota por encima de Javi Varas y consiguió el segundo para el Barcelona.

Los blaugranas eran los dueños absolutos del balón y terminaron la primera mitad bajando el ritmo y dándole a Las Palmas de su propia medicina. Lo único destacable fue una buena oportunidad de Momo que no logró batir a Ter Stegen.

En la segunda parte, la UD salió más enchufada que los culés y en menos de diez minutos propició 3 ocasiones que metieron el miedo en el cuerpo a los catalanes y, en una buena internada por la banda derecha (minuto 63), Kevin Prince centra generosamente hacia Pedro Bigas que remata al fondo de las mallas sin que Ter Stegen pueda hacer nada.

Todo quedó en un espejismo ya que el Barça puso en marcha la máquina y en menos de 5 minutos conseguían de nuevo ampliar la distancia en el marcador tras rematar Neymar un gran balón puesto por Rakitic al segundo palo. Cuatro minutos después, al igual que en la primera parte, los blaugranas finiquitaron el partido con un golazo de Neymar que batió a Javi varas con un toque sutil para conseguir su hattrick.

A partir de aquí, el Barcelona se dedicó a controlar el partido e intentar conseguir el quinto, pero el marcador no se movió más.

El equipo mejoró ligeramente la imagen y se despidió de su afición regalándole un buen partido ante un grandísimo rival. La temporada que viene volverá el fútbol de primera al Gran Canaria. La afición, ejemplar, dedicó una gran ovación a los jugadores y, sobre todo, a Quique Setién en el que fue su último partido como entrenador en el Gran Canaria.

Las Palmas intentará romper la mala racha fuera de casa en el último partido de la temporada ante un rival que ya no se juega nada: Sábado 20 de Mayo (19:00 h.p. – 18:00 h.c.) con el Deportivo de la Coruña en el estadio de Riazor.

#vamosUD