Bufanda de Amarillos por el Mundo

Noticias

Nueva derrota de la UD en el partido disputado este domingo en el estadio Santiago Bernabéu contra un Real Madrid que fue muy superior tanto ofensiva como defensivamente hablando durante todo el partido. Al equipo amarillo se le sigue resistiendo la victoria y con este resultado, suma su séptima derrota consecutiva en Liga.

En un encuentro al que ambos equipos llegaban en horas bajas, Las Palmas aguantó bien casi toda la primera mitad, pero el empuje, la calidad de los blancos y, además, la poca estabilidad defensiva de los amarillos, hicieron que la balanza se inclinara hacia el lado de los locales.

Para este partido, Pako Ayestarán presentó un once muy conservador con 5 defensas y, ante la ausencia de Viera por lesión, Vitolo ocupaba la posición de mediapunta en jugadas de ataque. El internacional español se dejó caer menos de lo habitual por las bandas lo que, combinado con el sistema 5-3-2 utilizado, mermaba mucho los efectivos de la UD en ataque ya que nadie aparecía por las bandas.

Con la baja de Viera, se echó de menos en el once inicial un jugador que aportara peligro, como pudiera haber sido Remy, y de un jugador que controlara un poco más el juego en el centro del campo, como podría haber sido Samper. Con esta derrota, Ayestarán se convierte en el entrenador con más derrotas consecutivas (11) en la historia de Primera División.

La primera mitad comenzó con una ocasión clarísima para los locales que Benzema estrelló en el cuerpo de Lizoain, que volvió a defender la portería y parece que se ha ganado la confianza del entrenador. Eran unos primeros minutos muy duros en el centro del campo, con una batalla muy bonita entre ambos equipos que estuvo apunto de romperse tras una jugada en la que Vitolo se quedó mano a mano con Casilla pero no logró marcar.

A partir de esta ocasión, se acabó Las Palmas. El Real Madrid se hizo dueño y señor del partido y era dueño de todas las ocasiones del encuentro que la defensa amarilla y Lizoain despejaban con acierto. Los únicos que parecían aportar algo en ataque eran Vitolo y Calleri (peleándose con Vallejo y Ramos) pero, cuando conseguían mantener un balón, estaban demasiado solos para generar peligro en la portería blanca.

El partido de los canarios se venía abajo cuando, a falta de 5 minutos del final de la primera parte, un corner colgado por Asensio fue prolongado en el primer palo por un jugador amarillo para que, en el segundo palo, apareciera Casemiro para realizar un remate cruzado y batir a Lizoain que poco pudo hacer.

La segunda parte fue un despropósito amarillo que apenas logró pisar el área rival y, en ataque, no fue capaz de generar nada de peligro ni siquiera con la entrada de Remy ya que seguían faltando efectivos en ataque. El dominio blanco se materializó en el minuto 56 cuando, en un rechace de la defensa amarilla a un centro de Marcelo, Marco Asensio enganchó un misil que se fue directo a la escuadra de Lizoain y puso el 2-0 en el marcador.

A partir de aquí, el Madrid siguió achuchando para conseguir sacarse la espina de los últimos resultados y obtendría su premio en el minuto 74 con cierta polémica. En una jugada en la frontal del área blanca, Vitolo fue derribado en clara falta de Ramos pero el árbitro no la señaló, lo que provocó que los blancos salieran en un contragolpe que desembocó en el gol de Isco que remató a placer tras el pase de Cristiano Ronaldo y mató el partido.

El equipo debe mejorar mucho si queremos salir del pozo en el que estamos metidos. Nosotros, desde Amarillos por el Mundo, estamos al lado del equipo siempre y confiamos en que la situación se resuelva positivamente, empezando por el siguiente partido: Domingo 19 de Noviembre (18:30 h.p. - 17:30 h.c.) contra el Levante en el Estadio de Gran Canaria.

#vamosUD