UD Las Palmas

Noticias

UD Las Palmas 5 - 2 CA Osasuna

Partido bien solventado por la UD a pesar de una desastrosa primera mitad en defensa que metió el susto en el cuerpo a toda la afición. Sin embargo, la calidad y el buen juego de los amarillos se impusieron en la segunda parte y, al final, los aficionados pudieron disfrutar de un partido entretenido y con muchos goles.

Con esta victoria, Las Palmas rompe una racha de 5 encuentros consecutivos sin ganar, y lo hace después de un empate en el Bernabéu que exigió darlo todo. Parece que poco a poco el equipo supera el bache de juego en el que se había metido y empiezan a salir las cosas que Quique quiere plantear en el terreno de juego.

Desde el primer minuto del partido se vio lo que quería cada equipo: la UD dominaba el balón y el Osasuna se encerraba esperando algún robo que le permitiera salir a la contra e intentar pillar por sorpresa a la defensa del equipo local, acostumbrada a jugar adelantada debido al juego de toque de los amarillos.

Así, en el minuto 7, llegó el primer atisbo de magia de Viera, que cuajó un partido digno de enmarcar. El 21 canario recibió el balón cerca de la frontal del área y, tras girar sobre sí mismo llevándose a dos contrarios, inventó un pase de fantasía por encima de la defensa hacia Jesé. Éste controló y, ante la pasividad de la defensa rojilla, batío a Sirigu con un fuerte disparo cruzado. Por fin se estrenaba el ex del Real Madrid y el partido pintaba para fiesta.

Las Palmas seguía dominando y teniendo las oportunidades: una nueva de Jesé, dos faltas bien ejecutadas por Lemos y alguna llegada con peligro de Marko Livaja, que era titular en lugar de Boateng. El Osasuna no olía el balón y la UD llegó a acumular un 85% de posesión, que los rojillos solo sabían combatir a base de faltas. Increíble el doble rasero que aplicó el árbitro en cuanto a faltas-tarjetas se refiere: UD, 4 tarjetas con 5 faltas (todas en campo contrario). Osasuna: 1 tarjeta, 15 faltas a cada cual más a destiempo.

Cuando más estaba dominando el equipo local, los rojillos dieron la sorpresa tras un robo en el centro del campo y una buena internada por la banda izquierda que terminó con gol (minuto 31) de Kenan Kodro, que no debió subir al marcador por fuera de juego. Y sólo 5 minutos después, y tras una ocasión clarísima errada por Jesé, Osasuna conseguía la remontada con otro gol de Kodro en el que Javi Varas pudo hacer más.

El equipo se quedó perplejo y así llegamos al final de la primera parte. Uno abajo en el marcador a pesar de haber acaparado la posesión del balón. Pero después del 1-0, Las Palmas bajó la intensidad y se relajó, algo que nunca se puede hacer en una liga como la española a pesar de que el contrario sea el colista.

La segunda mitad empezó con un susto que pudo cambiar el sino del partido. En una contra, Jaime Romero pone un buen centro al que Olavide llega solo en el área pequeña, pero su remate se va por encima del larguero. De haber entrado, el partido se hubiera puesto muy cuesta arriba para el equipo local que, a partir de aquí, reaccionó y se hizo con el partido.

Así, en el minuto 55, llegó el gol del empate. Livaja batió a Sirigu de cabeza tras una buena jugada de saque de esquina que terminó con un gran centro de Roque Mesa que el croata no perdonó y envió a las redes. Tras el gol, Las Palmas se volcó a por la victoria creando grandes ocasiones, pero no sería hasta el minuto 70 cuando se adelantaría en el marcador. Boateng, que entró por Tana, hace un centro raso y sin peligro desde la banda derecha, pero Unai García resbaló a la hora de despejar y terminó por introducirse el balón en su propia portería. Un golpe de suerte para los amarillos que ahora estaban por delante en el marcador.

A partir de aquí, Las Palmas no dió más opciones al cuadro rojillo y, en el minuto 76, conseguiría cerrar el partido con un gran gol de Roque Mesa. Jugada ensayada a partir de una falta lateral en la que la defensa navarra no defiende la frontal del área dese la que Roque, con un disparo raso y colocado, bate a Sirigu. El marcador se cerraría en el minuto 87 con otro gol de Jesé que, tras recibir un gran pase interior de Viera, consiguió batir por segunda vez a Sirigu que, esta vez, no pudo hacer nada por evitarlo.

Victoria contundente del equipo a pesar del susto de la primera parte. Gran partido de control de juego y enorme encuentro de Viera que cumplía su partido número 100 en primera división, y que día a día sigue demostrando su magia sin falta de marcar goles. Un escándalo de jugador.

Toca seguir creciendo y evitar los errores cometidos en la primera parte del partido, ya que otros días no nos perdonarán. Volver a ganar fuera de casa es la meta más inmediata para el próximo partido: Viernes 10 de Marzo (20:45 h.p., 19:45 h.c.) contra el RCD Espanyol.

#vamosUD

Real Madrid 3 - 3 UD Las Palmas

Partido emocionante y vibrante hasta el final el disputado este miércoles entre la UD y el Real Madrid en el Santiago Bernabéu. El equipo amarillo estuvo cerca de conseguir el sueño de la victoria en uno de los feudos más complicados del mundo, pero el empuje de los blancos, y una ayudita de los árbitros, hizo que la ventaja se desvaneciera en los minutos finales.

Con este empate, la UD rompe la racha negativa de 4 partidos consecutivos perdiendo y muestra una gran mejoría en el juego ya que durante casi todo el encuentro, dominó el balón y a todo un Real Madrid que no tuvo su mejor noche y salvó el encuentro a la heroica.

El partido comenzó con un gran susto para el equipo visitante que vio como, antes de que se cumpliera el minuto 1 de juego, Morata empujaba el balón a la red de la portería defendida por Javi Varas, pero el linier señalaba fuera de juego. Tras esto, enseguida se notó que los amarillos venían a por el control del balón y dispusieron de una ocasión de Roque Mesa que disparó desde la frontal del área pero el balón salió por encima del travesaño.

A pesar del buen juego de la UD, en el minuto 8 llegó un jarro de agua fría en forma de gol en contra. Kovacic filtra un pase hacia Isco que recibe en fuera de juego, encara a Varas y consigue poner el 1 a 0 en el marcador. Pero Las Palmas no iba a rendirse y, dos minutos después, conseguiría el empate por medio de Tana. Éste recibía un buen balón de David Simón y, con un gran movimiento, rompió la cadera a Sergio Ramos y batió a Keylor Navas con un gran derechazo a la escuadra.

A partir del empate, y tras un nuevo gol de Morata anulado por fuera de juego, Las Palmas se hizo con el control del balón y gozó de un par de buenas ocasiones para poder adelantarse en el marcador: una salvada por Ramos en la línea y una llegada clara de Boateng que no acertó a rematar a portería a pesar de tenerlo todo a favor. Por su parte, el Real Madrid llevaba el peligro al área amarilla con balones colgados pero bien solventados por la defensa y el portero.

La parte negativa de la buena primera parte del equipo fue la lesión de Pedro Bigas tras un choque fortuito con Dani Castellano en el área visitante en el minuto 25. El jugador balear no pudo continuar y tuvo que abandonar el terreno de juego y dar entrada a Aythami que formaría la pareja de centrales con Lemos.

La segunda mitad empezó con tensión. Gareth Bale, en una buena escapada de Viera en campo propio en la que no podía hacer nada, le propina una patada por detrás al jugador canario que cuando le recrimina la acción recibe un fuerte empujón del galés que lo deja por los suelos. Roja a Bale por agresión (minuto 47) y un jugador menos para el Real Madrid que jugaría toda la segunda parte con diez.

Ocho minutos más tarde, llegaría el segundo gol amarillo. Sergio Ramos se lanza bien para arrebatarle el balón a Boateng y el rechace le cae a David Simón que intenta el lanzamiento a puerta. El central de Camas hace una buena estirada para evitar que el balón llegue a la portería ... ¡penalti! Viera toma la responsabilidad y bate, no sin suspense, a Keylor Navas.

Pero el apogeo del juego canario llegaría 3 minutos después cuando, tras un pase en largo de Viera hacia Boateng, Keylor hace una mala salida que permite al ganés llegar antes al balón, evitar al portero costarricense y rematar plácidamente a puerta vacía. Parecía un sueño, pero con el Real Madrid nunca se sabe y hay que estar atentos hasta el final.

Los siguientes 20 minutos fueron un ir y venir de oportunidades por ambos bandos. Los merengues empujaban buscando la épica y los canarios aprovechaban los huecos defensivos que dejaba el equipo de la capital para intentar solventar el partido, pero Jesé sigue con su mala racha de cara a puerta y debería pensar más en el equipo a la hora de jugar.

El punto de inflexión en el juego de la UD fue la sustitución de Viera (75') por una sobrecarga. A partir de aquí el equipo se quedó cojo en el centro del campo y no fue capaz de controlar el balón como deberían para cerrar el partido utilizando la mejor arma: la posesión.

Con todo el Madrid volcado en ataque, los árbitros se sumaron a la fiesta y así, en el minuto 86, Ronaldo conseguiría recortar distancias tras un penalti señalado por mano involuntarias de Dani Castellano a un centro del propio Cristiano.

Había que sufrir 5 minutos más y, en el minuto 89, tras otro regalo del juez de línea que concedió un córner que no era, los locales conseguían el empate con un buen cabezazo del 7 blanco ante el que Javi Vara no pudo hacer nada. No hubo tiempo para más y el encuentro terminó con un sabor agridulce para la UD.

Agridulce porque, a pesar de desperdiciar una ventaja de dos goles, el equipo desplegó un gran juego y dominó completamente al Real Madrid en gran parte del partido. El problema fue que en los últimos minutos no se manejó bien el balón y el Real Madrid apretó mucho en el partido (y al árbitro), al igual que su afición.

Estamos orgullosos del equipo. Sólo nos falta creernos que somos mejores de lo que nos pensamos y seguir creciendo de cara al próximo partido: Domingo 5 de Marzo (18:30 h.p. / 17:30 h.c.) contra el Osasuna.

#vamosUD

UD Las Palmas 0 - Real Sociedad 1

Buen partido de la UD este viernes pasado en un estadio de Gran Canaria que ha visto como el fútbol puede ser injusto y cruel. Tras una soberbia segunda parte, el equipo volvió a pagar la falta de acierto de cara a puerta y dejó escapar un partido que significa la cuarta derrota consecutiva en un tramo de Liga. Parece que, a pesar de los buenos fichajes, a los amarillos se les está haciendo cuesta arriba esta segunda vuelta.

El detalle positivo del encuentro fue la mejoría del juego del equipo. Nada que ver con el juego desplegado en el partido ante el Málaga, en el que se vio un equipo sin alma y sin ganas. Los cambios de Quique Setién hicieron efecto en la alineación y la afición pudo disfrutar de un gran partido a pesar de la derrota.

El partido comenzó con una presión intensísima de la Real Sociedad que no permitía que el equipo local se sintiera cómodo ya que no era capaz de asentar el control del balón que tanto gusta al equipo canario. Hubo ocasiones para ambos equipos que intentaban hacer su juego. De esta manera, los donostiarras aprovechaban su presión para robar y montar contras rápidas que solventaba bien la defensa canaria formada esta vez por Bigas y Aythami.

Las ocasiones locales llegaban sobre todo en subidas de los laterales. Tanto David Simón como Hélder Lopes, cuajaron una gran actuación y generaron muchos problemas a la zaga vasca que se defendía muy bien, ya que, además de las internadas por las bandas, tenían que cubrir las combinaciones de los jugadores de la UD por el centro de la defensa.

Al final de la primera parte, y en una de estas combinaciones, llegó la mejor ocasión para el equipo local en las botas de Jesé que, tras una buena combinación con Boateng, recibió un balón muerto a la altura del punto de penalti, pero no fue capaz de batir a un atento Rulli que cuajó un partidazo. El jugador canario cedido por el PSG no está teniendo suerte de cara a puerta, pero está generando buen juego y se entiende bien tanto con Prince como con Viera.

En la segunda parte, Las Palmas fue un vendaval en ataque. Por las bandas, por el centro ... la UD no dejaba de generar ocasiones, con un inconmensurable Tana, que fue el mejor de esta segunda parte y, seguramente, tuvo la ocasión más clara del equipo amarillo en todo el partido, pero la gran actuación de Rulli impidió que se adelantara en el marcador. Minutos más tarde, Jesé gozó de otra gran oportunidad tras un buen pase de Roque Mesa, el cual realizó un gran partido en el centro del campo.

Pero, en el minuto 74 y cuando mejor estaba el equipo local, llegó el mazazo de la Real. Javi Varas, en un fallo en la salida controlada del balón, le entregó el esférico directamente a Xabi Prieto en la frontal del área. Éste no dudo y, fácilmente, envió el balón dentro de la portería a pesar de los esfuerzos del portero andaluz.

A partir de este momento, los amarillos aún gozaron de un par de buenas ocasiones, pero la mala puntería y el gran partido del portero del equipo donostiarra impidieron que se produjera el empate en un partido en el que Las Palmas mereció mucho más que una derrota.

Nada que reprochar al equipo, y mucho menos a Javi Varas que, a pesar del fallo en el gol, sigue cuajando grandes actuaciones partido tras partido. La UD necesita mejorar de cara a puerta para volver a la senda del triunfo, que ya se resiste desde hace 4 jornadas.

Olvidar este partido y seguir mejorando para conseguir cuanto antes el objetivo de la permanencia y poder marcarnos otras metas. Ahora llega un partido grande contra un gran rival: Miércoles 1 de Marzo (21:3 hora peninsular) contra el Real Madrid en el Santiago Bernabéu.

#vamosUD

Málaga CF 2 - 1 UD Las Palmas

Partido sin alma ni ambición el jugado por la UD este lunes en La Rosaleda que desembocó en una nueva derrota fuera de casa ante un equipo que se suponía inferior debido al juego mostrado por ambos equipos a lo largo del campeonato. De nuevo, al igual que el día del Granada, Las Palmas nutrió de puntos a un equipo necesitado que llevaba 9 jornadas sin conocer la victoria.

El equipo amarillo dio la sensación de llegar al partido con los brazos bajados de antemano. El Málaga salió fuerte a la presión y la UD no conseguía hacerse con el control del balón en ningún momento. Cabe destacar, al igual que el día ante el Granada, la permisividad del colegiado en cuanto a faltas se refiere ya que, en ocasiones, la presión del conjunto andaluz era demasiado agresiva. Esto, seguramente, se produjo a raíz de las constantes protestas del equipo blanquiazul (y de su grada) al equipo arbitral.

Los locales gozaron de un par de ocasiones pero la situación parecía mejorar para el equipo amarillo cuando, tras una falta de Demichelis en la frontal del área, un zapatazo de Lemos se coló en la escuadra del marco defendido por Kameni y ponía el 0 a 1 en el marcador (minuto 19). Es el segundo gol del uruguayo esta temporada tras el antológico gol ante el Valencia en el primer partido de esta segunda vuelta.

Parecía que con este gol la UD conseguiría despertar del letargo y hacerse con el control del partido. Nada más lejos de la realidad. El Málaga tomó la iniciativa y comenzó a asediar la portería de Javi Varas justo al minuto de sacar de centro, momento en el que Charles se deja caer ante Bigas y reclama un penalti inexistente.

El asedio malagueño dio sus frutos cuando, en el minuto 27 y tras un par de rebotes, el balón le llegó a Fornals que, con más suerte que propósito, sorprende al portero amarillo con una vaselina que, en principio, era un centro al área chica del conjunto canario. El balón se envenena y supera a Varas que no puede hacer nada para evitar el empate.

Los locales olían la sangre y seguían apretando hasta que, en un robo en el centro del campo, consiguieron montar una contra en los pies de Keko (el mejor del encuentro) que se llevó fácilmente a los centrales para darle el pase de la muerte a Charles que solo tuvo que empujarla a puerta vacía para culminar la remontada local. Tras el gol, Las Palmas apretaría un poco más, pero sin éxito en esta primera parte.

La segunda parte empezó con una UD mejor, que incluso estrelló un balón en el palo en las botas de Boateng. No fue más que un espejismo ya que el Málaga volvió a dominar y tener ocasiones, incluso tuvo una jugada con el balón al larguero. En el minuto 70 llegó la esperanza para el equipo amarillo con la expulsión de José Rodríguez, pero ni por esas fue capaz Las Palmas de generar grandes ocasiones y, mucho menos, de igualar un partido que se volvía a escapar cuando el equipo debería haber sacado algo más.

El equipo debe recuperarse de este bache lo antes posible para cerrar el objetivo de la permanencia y llegar tranquilos a final de temporada. Necesita que sus mejores jugadores se echen el equipo a la espalda en estos partidos que se complican. Jesé y Halilovic cada día están más compenetrados, solo falta que salgan las cosas mejor.

Toca levantarse en casa ante un rival difícil que seguro nos hará sufrir en el estadio de Gran Canaria: Viernes 24 de Febrero (20:45 hora peninsular) contra la Real Sociedad.

#vamosUD

UD Las Palmas 0 - Sevilla FC 1

Buen partido de la UD ante un rival duro y muy difícil, pero que no mereció ganar en el estadio de Gran Canaria. Mejor dicho, Las Palmas no mereció perder este encuentro en el que desplegó un buen fútbol y gozó de varias ocasiones pero, como en otros días, acusó la falta de puntería de cara a puerta para poder llevarse algo más.

Con esta derrota, el equipo amarillo pierde su imbatibilidad en casa, que se alargaba durante 15 partidos (8 victorias y 7 empates). Y es que, a pesar de los recientes fichajes (a los que aún les queda tiempo de aclimatación), el equipo sigue negado de cara a gol a pesar de las claras ocasiones generadas.

Prueba de esto fue que el minuto 7 de la primera parte, Jesé tuvo la más clara del partido en un mano a mano con Sergio Rico que sacó una mano espectacular (como todo su encuentro) para evitar que el equipo canario se adelantara en el marcador. En estos primeros minutos, la UD gozó de 3 buenas ocasiones que fueron desbaratadas por el gran portero del equipo hispalense.

El partido se volvió de ida y vuelta, sin un dominador claro, aunque parecía que Las Palmas tenía la intención de dominar el balón en el centro del campo y de crear juego gracias a la alineación que presentó Quique Setién con Kevin Prince, Viera, Roque Mesa, Halilovic y Jesé ... todo un arsenal de talento y calidad. Por su parte, el Sevilla jugaba un fútbol más vertical y volvaba todo su juego por la banda de Vitolo, que fue pitado por la grada cada momento que tocaba el balón en recuerdo de su piscinazo en el partido de ida que, a la postre, costó la derrota al equipo canario.

En la segunda mitad, más de lo mismo. Ocasiones para ambos equipos, sobre todo dos claras para la UD que salvó bien Sergio Rico y un balón que se fue rozando el palo de Halilovic. El croata cuajó un gran partido y volvió loco a Sarabia que solo era capaz de pararle a base de faltas. Por su parte, en el Sevilla el peligro seguía llegando por la banda de Vitolo que estaba haciendo un grandísimo partido en la que fuera su casa.

Cuando mejor estaba el equipo local, llegó el varapalo del gol visitante (minuto 80). Con la presión bien arriba por parte de los canarios, Sergio Rico lanzó un balonazo arriba buscando la cabeza de Iborra que gana la partida a Aythami y realiza una prolongación para Correa que le gana la espalda a Dani Castellano para, tras una buena carrera, batir a Javi Varas que poco pudo hacer para evitar el tanto.

Tras el gol, Las Palmas intentó crear alguna ocasión más con la entrada de Tana, Livaja y Mateo García, pero el cansancio y el golpe del gol hizo mella en el equipo que no tuvo más opción que ver como se escapaba el partido y, con él, la imbatibilidad como locales.

Nada que objetar al equipo: buen juego, ocasiones ... solo faltó meterla dentro. Toca mejorar ese aspecto y seguir aclimatando a los nuevos para preparar el próximo partido: Lunes 20 de Febrero (20:45 hora peninsular) contra el Málaga en la Rosaleda.

Toca volver a puntuar fuera de casa para intentar el objetivo de pelear por estar el año que viene en Europa.

#vamosUD

logocentropolitenico.pnglogoidecnet.jpglogoigramar.JPGlogoinventiaplus.jpglogotirma.jpglogotropical.jpg